SOLEMNES RESUENEN LAS VOCES DE AMOR

Solemnes resuenen las voces de amor,

Con gran regocijo tributen loor

Al Rey soberano y solo Señor;

Dignísimo siempre del más alto honor.

 

      Alabad, alabad, alabad al gran Rey;

      Adorad, adorad, adoradle su grey.

      Es nuestro escudo, baluarte y sostén,

      El omnipotente por siglos. Amén

 

Su amor infinito, ¿qué lengua dirá?,

Y ¿quién sus bondades jamás sondeará?

Su misericordia no puede faltar;

Mil himnos alaben su nombre sin par.

 

Inmensa la obra de Cristo en la cruz,

Enorme la culpa se ve por su luz.

Al mundo Él vino, nos iluminó,

Y por nuestras culpas el justo murió.

 

Velad, fieles todos, velad con fervor,

Que viene muy pronto Jesús, el Señor.

Con notas alegres vendrá a reinar;

A su eterna gloria nos ha de llevar.

C-290    Sonido: (((·)))




Fanny J. CROSBY, 1875

Sobre el autor ver:

Traducido por Robert C. SAVAGE (1914-1987), quien fue un misionero en Colombia, antes de ir a Quito (Ecuador), donde trabajó por 25 años en la radio HCJB, como locutor, escritor, promotor y administrador. Era un hombre sonriente y de gran entusiasmo. Recopiló himnos y coros, creando la serie de Libros de música "Adelante Juventud" e "Himnos de Fe y Alabanza". Dio a conocer a compositores como Alfredo Colom y Juan Isáis y tradujo muchos otros himnos, estimulando la creación de nueva música cristiana.


Otros himnos de la misma autora:
"Avívanos, Señor"
"Comprado con sangre por Cristo"
"
Con voz amiga te llama Jesús"
"Dejo el mundo y voy con Cristo"
"Dime la historia de Cristo"
"Grata certeza"
"La débil cuerda cederá"
"Lejos fui del Santo Dios"
"No te dé temor hablar por Cristo"
"Salvo en los tiernos brazos"
"Si Jesús guía mis pasos"
"Tuyo soy, Jesús"