POR LA MAÑANA YO DIRIJO MI ALABANZA

Por la mañana yo dirijo mi alabanza

A Dios, que ha sido y es mi única esperanza.

Por la mañana yo le invoco con el alma

Y le suplico que me dé su dulce calma.

Y Él nos escucha, pues nos ama tanto,

Y nos alivia de cualquier quebranto.

Nos da su mano poderosa y fuerte

Para librarnos de la misma muerte.

 

Cuando la noche se aproxima tenebrosa

En elevarle mi oración mi alma se goza,

Siento su paz inagotable, dulce y grata,

Porque temores y ansiedad Cristo los mata.

También elevo mi cantar al cielo

Cuando a la tierra baja negro velo,

El sol se oculta, pero queda Cristo,

A quien mis ojos en el sueño han visto.

 

Veo la sangre de sus manos que ha brotado,

Veo la sangre borbotando en su costado,

Una corona con espinas en su frente,

La multitud escarneciéndole insolente.

// Pero, ¡qué dicha cuando al cielo sube

Lleno de gloria en majestuosa nube! //

C-227

Escuchar



ALFREDO COLOM (1904-1971), 1954

Nació en Quezaltenango, Guatemala. Ocupó un cargo público, pero arruinó su vida con el alcohol. Cuando iba a suicidarse un creyente indígena le regaló un Nuevo Testamento, y se convirtió en 1922. Veinte años después entregó toda su vida al servicio del Señor, con la música y la evangelización, viajando por diversos lugares del continente. Trabajó en la radio HCJB y fue autor de numerosos himnos y poemas.

Él mismo relató cómo compuso esta canción: "Una mañana, al despertar, mirando el maravilloso espectáculo de la salida del sol por la Avenida Bolívar en la ciudad capital de Guatemala, no pude menos que prorrumpir en alabanzas a Dios por todos sus beneficios. Así me fue inspirada la primera parte del himno. En otra ocasión, mientras me deleitaba en la caída de la tarde, noté que mientras el sol se iba perdiendo en el ocaso, las tinieblas estaban llenando el firmamento. Y dije: «Sí, el sol se está ocultando, pero mi amado Redentor continúa llenando mi corazón con su grata presencia.» Y en el acto mismo me vino la inspiración de la segunda estrofa del himno."


Otros himnos del autor:
"Manos cariñosas"
"Ven a los pies de Jesús"