EN MOMENTOS DE TEMOR

En momentos de temor

Cuando me invade el dolor,

Hay un Dios que siempre es fiel.

Cuando en mi corazón

No encuentro una canción,

Su amor está allí para mí;

Lo que él promete cumplirá,

Por ti, lo imposible él hará.

 

Él es fiel, conmigo él es fiel;

Puedo ver su amor siempre en mí.

Aunque he desconfiado y dudado de él,

Sigue fiel, cerca de mí.

 

Tantas veces viví alejado de ti,

Derrotado y sin ganas de orar;

Días que malgasté

En buscar sólo placer,

Noches enteras de tanto llorar.

Cada vez que vuelvo a él

Con sus brazos abiertos
Me espera otra vez.

Carol Cymbala

Chrissy, la hija de Carol y Jim Cymbala, pastor de la iglesia "El Tabernáculo de Brooklyn", en Nueva York, cuando era adolescente decidió apartarse del Señor y de su familia. A pesar de todo el dolor que les causaba, Jim y Carol siguieron orando, alabando a Dios y predicando.

Un día Dios respondió a sus oraciones y Chrissy regresó a casa pidiendo perdón.

Lo más interesante de esta canción, fruto de esa experiencia, es que Carol la escribió durante el tiempo de angustia, aún sin saber si su hija regresaría algún día: se aferraba a las promesas de Dios, que le daban consuelo y fortaleza para soportarlo y aún ayudar a otras personas; porque podía cantar de la fidelidad de Dios en su propia vida.

Cuando Chrissy volvió a casa, Carol comprobó la extensión de la fidelidad de Dios no sólo para su generación sino para todas, tal como lo había leído en el Salmo 119:90, y dijo: "Vi a mi Dios hacer lo que pensé que era imposible."